30 jul. 2015

#Creatividad: 10 técnicas para generar nuevas ideas

En ocasiones, ante el reto de generar una nueva idea (sea para el objetivo que sea), puede que nos encontremos escasos de inspiración, como bloqueados, con la mente en blanco… En estos casos, un cambio de perspectiva y punto de enfoque puede resultar la mejor estrategia para potenciar nuestra creatividad.

Para empezar, te recomendamos el visionado de este video, que seguro te resultará inspirador: “¿De dónde vienen las buenas ideas?”



A continuación, te ofrecemos algunas técnicas (en concreto diez) para ayudarte en la generación de nuevas ideas. Estas técnicas pueden ser aplicadas tanto de forma individual como grupal. ¿El objetivo? Poder generar una idea innovadora aplicable a cualquier ámbito de tu interés.

Estas técnicas implican la realización de determinadas acciones que pueden ser, en ocasiones, más importantes que la técnica en sí misma, ya que su planteamiento nos servirá como estímulo.

  1. Palabras o imágenes aleatorias: Se trata de una técnica que te permiten poder empezar a pensar desde diferentes perspectivas. Para llevarla a la práctica, recopila palabras o imágenes al azar y luego establece nexos entre ellas. Aspectos aleatorios sobre un determinado tema nos pueden permitir establecer nuevas asociaciones para abordar dicho tema, desde una perspectiva diferente, potenciando así el proceso creativo.
  1. Binomio fantástico: Gianni Rodari hace su propia versión de la técnica anterior con el Binomio Fantástico, enfocándola a la creación de cuentos infantiles y relatos. Puedes obtener más información y ejemplos de aplicación de esta interesante técnica en el ámbito de la narración aquí:

  1. Reformulación: En la línea de las anteriores técnicas, intenta cambiar la formulación de las palabras que tienes en mente en este momento a la hora de abordar la creación de una idea en tu ámbito de actuación, asígnale otras formas de expresarlas, busca alternativas a las palabras que estabas utilizando para describir esa idea o tema. Aprovecha la riqueza del lenguaje para generar nuevas ideas.

  1. Mapas mentales: Se trata de una técnica de recopilación de ideas desarrollada por Tony Buzan y que seguramente ya conoces. Esta técnica combina las habilidades de ambos hemisferios del cerebro (el lado derecho es el que crea y genera ideas; y el izquierdo, que obedece a la parte lógica, ordenando dichas ideas). Hoy en día esta técnica está muy difundida y se utiliza para distintas finalidades. En este enlace puedes obtener información y ejemplos para intentar ponerla en práctica de cara a la generación de ideas:

  1. Flor de loto: Esta técnica, de Yasuo Matsumura, es una técnica muy visual que permite conectar conceptos con subconceptos asociados, algo que puede parecer muy similar a los conocidos “mapas mentales”, pero que no es exactamente igual. En el siguiente enlace puedes encontrar información más detallada sobre cómo aplicarla y una plantilla que te será muy útil:

  1. Idearte: Consulta obras de arte y céntrate en la potencia simbólica que éstas suelen tener. Puedes incluso mezclar diferentes movimientos artísticos. Observa las obras, intenta fluir, centrándote en lo que te inspiran, yendo de pensamientos más de tipo racional a pensamientos de tipo emocional. ¿Qué características tienen? ¿Qué te sugiere cada una de ellas? ¿Qué nexos podrían configurar un nuevo tema? ¿Qué emociones te hacen sentir? Compara, interpreta, crea…

  1. ¡Preguntas, preguntas y más preguntas!: Ponte en la piel de un niño pequeño y pregúntate cosas (sí, lo dejamos en abierto…): Ante la respuesta que te des a tu pregunta en concreto, vuélvete a preguntar con otra pregunta, como por ejemplo: “¿Cómo?”… Seguro que afloran nuevas vías a explorar y se te ocurren interesantes y creativas ideas.

  1. Conexión de citas célebres: Selecciona diferentes citas célebres que tengan que ver con la temática que consideres (o que puedan ser susceptibles de adaptarse a ella…). Traza un mapa que vaya de una a otra, a ver si aparecen nuevas conexiones que puedan vehicular nuevas ideas a explorar, entorno a la temática en sí y a la forma de abordarla.

  1. ¿Y si…?: esta técnica consiste en formularse esa pregunta e intentar generar posibilidades, por descabelladas que inicialmente nos puedan parecer. ¡Imaginación al poder! Tal vez a partir de este planteamiento inicial, surge una buena idea. Inténtalo.

  1. Acción disruptiva: Huye de los pensamientos preestablecidos, adopta otros que inicialmente puedan parecerte provocadores o incluso, en ocasiones, inicialmente “estúpidos”. Para ponerte un ejemplo: un profesor universitario expulsa de su clase a un alumno, sin motivo aparente, y seguidamente procede a formular la siguiente pregunta a su clase: ¿Qué es la “justicia”?... (Obviamente, enseguida vuelve a dejar entrar al alumno expulsado, para que sepa el motivo de esta acción y pueda también estar presente en la explicación correspondiente). Se trata de un ejemplo bastante radical, pero ¿se te ocurre alguna otra acción “disruptiva” que pueda generar resultados creativos constructivos?

Existen otras muchas técnicas para ayudar a la generación de nuevas ideas, algunas de ellas aplicadas a diferentes ámbitos, pero que perfectamente puedes adaptar a tus necesidades. Te animamos a que investigues sobre dichas técnicas para dar con aquéllas que te resulten más interesantes y útiles.


Alicia Cañellas.

No hay comentarios :